Metafísica de la conciencia

El siguiente texto está expuesto en clave metafísica. Para los que no están familiarizados con este termino, la metafísica se ocupa de todos los fenómenos inmateriales que la ciencia todavía no ha podido dar respuesta. ¿Quiénes somos realmente? ¿Porqué estamos aquí? ¿Existe algo después de la muerte? ¿Cómo funciona el universo? ¿existe dios?… Esta parte de la filosofía intenta dar respuestas a todas estas preguntas que en un momento dado todos nos hemos hecho desde que tenemos conciencia de nosotros mismos. Esto ha venido ocurriendo desde tiempos prehistóricos. Los hombres de las cavernas ya intentaban responder esas preguntas existenciales.
Fijémonos en el gran número de dioses existentes, cada uno con su propia, personalidad, filosofía y hegemonía. Todos ellos intentan argumentar este tipo de cuestiones. En algunas ocasiones de manera más coherente, en otras más estrambóticas, pero en un principio todos con la voluntad de saciar la curiosidad, los miedos, la incertidumbre del ser humano.La función que han venido cumpliendo y que cumplen en la actualidad, es innegablemente valiosísima para la estabilidad emocional de muchos seres humanos en concreto y de las sociedades en general.
Con ellos nace el concepto de fe. La fe se puede definir como la certidumbre, creencia, confianza depositada en algo o alguien. Tener confianza o fe nos aporta cuando menos serenidad. Todavía hoy en día se usa el placebo con buenos resultados dentro de unos márgenes, que no deja de ser una fe depositada en un medicamento sin principio activo.
Dejando a un lado el mal uso que se pueda hacer de la fe para manipular en beneficio propio, no podemos olvidar el incalculable poder que tiene, cuando esta es genuina, cuando es percibida como real. Dicen que la fe mueve montañas. Esta misma fe también puede ser dirigida hacia uno mismo. Cuando esta es autentica y fuerte el ser humano tiene un inmenso poder sobre si mismo en sus manos.
Desde los albores de la humanidad la fe nos ha servido para confiar en las respuestas a esas preguntas existencialistas y desde esa base poder seguir adelante sin que nos paralizara el miedo. El paso del tiempo se ha ocupado de ir corrigiendo los errores cometidos por la metafísica en sus intentos de dar respuesta alguna cuestión.

Existe la creencia de que el ser humano conoce todas las respuestas a las preguntas que tenga capacidad de hacerse. Precisamente por eso se las hace, de otra forma no pensaría en ello. Se dice que estas dudas son fenómenos que conoce pero que no recuerda totalmente. Es el pensamiento quién las expone en forma de pregunta ya que no las recuerda solo las intuye. Este conocimiento o sabiduría, tal vez sea heredada a través de nuestra genética o adquirida quizás de alguna otra manera aún más sutil si cabe, dormida en nuestro interior profundo; en nuestra conciencia, espíritu, alma…

Creo que, de una manera o de otra, todas las cosas poseen conciencia. Y que precisamente por esta razón se han materializado. Todas las cosas, los seres vivos quizás mas evolucionada y los materiales inertes menos, pero todos poseemos una. Al fin y al cabo estamos constituidos por las mismas partículas, dispuestas de formas diferentes, pero las mismas. Los animales, (de entre ellos nosotros los racionales), los vegetales, incluso los microscópicos como las bacterias… Todo lo que se ha materializado, creo que podría contener su propia conciencia.
Si ninguna cosa o ser en el universo tiene conciencia de algo, esto no existe. Al menos hasta que se tome conciencia de ello.
Hay muchas cosas que existen en este planeta, aunque nosotros no tengamos constancia de su presencia pero que sabemos o intuimos que es real. Esto podría deberse a el fenómeno de una conciencia unitaria. La conjunción de todas las conciencias de los animales, vegetales y las de todo lo que existe en este mundo la formarían. Una sola, compartida. Y cada uno de nosotros tendríamos una pequeña conexión con ella. Si como sabemos todo se va reciclando dentro del mundo. Los átomos que conformaban alguna cosa, con su disgregación  permitirá unirse con otros y nacerá algo nuevo y diferente.
Siguiendo esta lógica, también podemos pensar en un gran conciencia universal. Entiendo pues que es posible que existan tres estrechamente unidas. La gran ánima universal, la planetaria y la individual. Aunque todas son la misma conciencia.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *